Aylén Tuya y Nahuel Schelling: dos grandes referentes del patinaje de velocidad argentino

El seleccionado argentino de patinaje de velocidad terminó su concentración en la ciudad de San Juan y está listo para salir a la pista en World Skate Games Argentina 2022. Charlamos a fondo con dos de sus protagonistas, Aylén Tuya y Nahuel Schelling, ambos con un amor por las ruedas provenientes de un legado familiar. Los dos medallistas sudamericanos y panamericanos con la celeste y blanca mantuvieron una gran complicidad durante toda la entrevista dónde no faltaron las risas, el apoyo mutuo, la sinceridad y, en sus miradas, las ganas de entrar nuevamente en la pista con el maillot de la Argentina puesto para tener revancha. 

¿Cómo fue la iniciación de cada uno en la disciplina?

Aylén: Yo arranqué como un juego. Mis dos hermanas más grandes hacían patín y yo iba solo a molestar, era así (risas). Iba por diversión, después me mudé a Buenos Aires porque yo nací en Ushuaia, Tierra del Fuego, y ahí empecé en la escuelita de mi mamá y fui creciendo y creciendo hasta dedicarme de manera profesional. Mi mamá creó la escuelita en Berazategui, y después me cambié a José C. Paz con Andrea González y ahí fue donde verdaderamente arranqué con el alto rendimiento. Al principio no quería saber nada, pero me federé, probé, me di cuenta de que podía dar más y comencé a entrenar hasta ir llegando a lo que soy ahora. En la selección estoy desde 2014, estuve en mis dos últimos años de juvenil y empecé de “grande” en lo que es el alto rendimiento.

Nahuel: Yo me inicié a los 7 años con mi hermana que es dos años más chica que yo. En realidad, yo quería hacer fútbol, pero a mi mamá le gustaba patinar de chica entonces, nos incentivó a que hagamos patín. Primero lo probamos como por hobby y nos terminó gustando a los dos, mi hermana estuvo un tiempo sin patinar por lo que me quedé solo por un año. Hasta que ella volvió y seguimos juntos patinando en el club Mitre dónde todavía sigo. Me perfilé como profesional entre los 13 y los 14 años que yo ya quería apuntar a la selección y a los 15 fue mi primer torneo con la celeste y blanca.

¿Cómo fueron estos días de concentración previos al mundial?

Aylén: Fueron muy buenos. Desde el alojamiento hasta la tranquilidad. Nosotros nos concentramos mayormente en Buenos Aires y este lugar te da muchísima paz. Hoy por hoy, San Juan tiene la mejor pista de Argentina, por eso también nos vinimos para acá sabiendo que Vicente López estaba ultimando detalles para la competencia. Es cierto que nos queda lejos pero también sabemos que aquí es más fácil levantar rápidamente el nivel teniendo en cuenta que contamos con una pista homologada y teniendo en mente que después vamos a ir a Vicente López que también va a contar con la pintura homologada que hay en esta pista, por lo que va a ser más rápida la adaptación.

Este fue un año con mucha competencia a nivel internacional, tuvieron Sudamericano, Panamericanos en Colombia donde ambos pudieron alcanzar una buena posición y Juegos Odesur. ¿Cómo sienten que llegan a nivel personal a World Skate Games?

Nahuel: Venir con muchos torneos requiere una fuerza mental que no es fácil. Uno siendo deportista de Alto Rendimiento tiene que superar muchas adversidades, pasar por muchas cosas y hay que saber mantenerse fuerte después de meses con tanta actividad, tanto tiempo sin ver a tu familia, estando afuera y viajando. Creo que eso demuestra mucho la calidad de deportistas que podemos llegar a ser cada uno y me parece hablar por todos cuando digo que llegamos bastante bien. Por suerte el grupo es lindo por lo que se hace mucho mejor, mucho más fácil. Después, en lo personal es más el cansancio mental que el físico a veces, pero eso se supera también con tus compañeros. Me refiero a que si tenés compañeros como nos tocó este año y el año pasado a nosotros como selección, se hace mucho mejor, mucho más fácil.

Esto lleva a preguntarles cómo combinan sus dos vidas: las personales y las de deportistas de alto rendimiento

Aylén: Es difícil, la verdad. En mi caso, soy entrenadora en Rosario, tengo mi club: Ex combatientes de Malvinas que es un club bastante grande con casi 35 patinadores y ser patinadora también implica mucho. Este año estuve en Colombia entrenando con la Selección un mes, me vine, me fui otro mes a Bogotá con mi entrenador personal, me fui a correr a Chile y así, fue un año bastante movido. También tengo a mi novio en Rosario y se complica, pero la llevamos. Gracias a Dios tengo todo el apoyo de mi familia, de mi club, de mi novio y eso es muy importante. Sin embargo, también es como dice Nahuel, el grupo tira todo para el mismo lado y cuando uno cae tratamos de levantarnos entre todos. Eso es importante para mantenerse.

Me gustaría que compartan una anécdota del mundial que ustedes hayan disfrutado más

Nahuel: El año pasado fue en sí un mundial especial, después de que terminó la competencia salimos todos juntos a comer unas pizzas e hicimos una competencia de quien comía más (risas), ya estábamos de vacaciones y creo que esas son las cosas que ayudan a la unión del grupo. El poder salir, pasar un buen rato, reírte con tus compañeros. Y el año pasado fue la vez que más se notó eso. En lo personal fue mi primer mundial como mayor entonces también fue especial para mí y estuvo en general bastante lindo, pero me sigo quedando con la unión del grupo.

Aylén: Como dice Nahu el equipo fue muy lindo por lo que coincido. En lo personal, pasé a la final de la vuelta circuito y me pasó de ver a todos mis compañeros alentando y haciéndome barra. Fue una emoción inmensa, pese a no ser tantos, se escuchaba muy pero muy fuerte y como corredora sentir el apoyo de tus compañeros te da muchísima fuerza. Fue verdaderamente lindo el mundial en todo sentido. 

Resta contar quién fue el ganador la noche de la salida comiendo más pizzas…

Ambos (entre risas y miradas que envolvían recuerdos): Por ahora no podemos ganarle a Juano Alraldi que tiene mucha experiencia en eso. Es el mejor.

Tercera edición de World Skate Games. Ambos estuvieron presentes en World Roller Games Nanjing 2017, Nahuel también estuvo en Barcelona 2019. ¿Qué significa para ustedes vivir estos Juegos en casa?

Nahuel: La verdad yo creo que es una responsabilidad extra, así como también es algo bonito. Porque uno cuando sale a la pista sabe que tiene el peso de representar a un país que está ahí en las tribunas alentándote exclusivamente a vos, es algo que puede jugar en contra o a favor, eso depende de la personalidad de cada uno. A mi me pasó de correr los J.J.O.O. de la Juventud en Buenos Aires 2018 y hubo una carrera que me jugó bastante en contra, pero después tuve otra en la que me jugó bastante a favor. Entonces se convierte en un torneo completamente distinto cuando salís a la pista. Porque cuando corres fuera del país vos te apoyas en tus compañeros, es verdad, pero acá sabes que te apoyas en un país entero y es otra la presión. 

Aylén: Concuerdo. Recuerdo vivirlo desde afuera en el 2014 cuando se hizo el mundial en Rosario y estar en la tribuna me parece que da más nervios que estar en la pista. Entonces termina siendo un peso pero así también un recargo de energía porque tenés el aguante de todos tus seres queridos y mismo de toda la gente apasionada por el patín a nivel nacional que apoya un montón. Pero yo creo que va a estar bueno, personalmente es mi primera vez que corro un mundial en casa y, vamos a ver qué sale dejando lo mejor, por supuesto.

¿Cuáles son los objetivos personales de cada uno para estos Juegos?

Nahuel: Yo siento que es un torneo que me da una revancha de lo que pasó en los J.J.O.O de la Juventud. Misma pista, en casa, siento como algo muy personal porque estuve muy cerca de la medalla en esos juegos y ahora voy a pelear hasta el final por esa medalla. También es muy probable que corra la americana, el equipo de relevos entonces también quiero ayudar a Juano (Araldi) y a Ken (Kuwada) y dar toda la vida para que ellos ganen la de oro ahí. El año pasado estuvimos muy cerca, llegamos a la final, quedamos quintos. Yo creo que este año se nos puede dar. Esos son mis dos objetivos personales y espero que se puedan dar.

Aylén: Yo también busco la revancha del año pasado ya que tuve una descalificación en la vuelta circuito pese a haber pasado tercera la línea. Y después también con las chicas faltando una vuelta se largó a llover, veníamos terceras a medalla y no se pudo dar. Esos dos objetivos, sumado también carriles. La verdad que la vara para este mundial es muy alta, estamos bastante preparados y confiados. El venir a San Juan creo que también nos dio bastante tranquilidad. Venimos súper unidos y muy fuertes de cabeza.

Hay muchos niños en el semillero del patinaje de velocidad de Argentina y del mundo que tienen sus ojos puestos en ustedes y sueñan con poder dedicarse de manera profesional a esta disciplina, ¿cuál es su mensaje para ellos? 

Nahuel: Mi consejo es que luchen por sus sueños porque a pesar de que a veces pueda parecer que no se puede, siempre la vida te da una oportunidad. Como algo personal cuento que me tocó ver en 2014 el mundial, yo ahí tenía 12 años y me vi todas las carreras y cuando vi correr a la selección me dije: “yo tengo que estar ahí algún día”. 3 años después se me dio y ahora tengo la posibilidad de estar corriendo un mundial en casa. El mensaje es que si uno la pelea, las cosas llegan.

Aylén: Yo siempre les repito a mis corredores que nada es difícil, ninguno es intratable. La clave es entrenar y sacrificar muchas cosas como fines de semanas, cumpleaños, comidas… Estoy convencida de que cuando uno se pone una meta los sueños siempre se cumplen. Hay que confiar en uno mismo y saber que va a llegar, sabiendo que sí se puede. Esa mentalidad más entrenar con el objetivo claro te lleva a representar a tu país.

Ir arriba